Crónicas de las actividades

Los traductores de Granada traen a un Nobel, varios superhéroes y unos actos «fantásticos»

Por cuarto año consecutivo, el grupo Tibónidas de traductores ha dejado su huella en la Feria del Libro de Granada. Una vez más, los actos celebrados por este colectivo está a la altura del reto que han hecho suyo: fomentar la visibilidad de su profesión y concienciar al público sobre la importancia de la figura del traductor, eslabón a veces olvidado pero siempre imprescindible en la circulación de las ideas. Y por lo tanto de las letras.

Este año, el ecléctico programa de «Aquí dentro hay un traductor», lema en el que se enmarcan las iniciativas llevadas a cabo por los Tibónidas y la asociación ACE Traductores con el respaldo de las asociaciones de traductores ASETRAD y APTIC, ha incluido como plato principal un homenaje poético, musical y políglota al último Premio Nobel de literatura, el poeta sueco Tomas Tränstromer. La otra vertiente de las actividades destinadas a festejar el libro traducido se desarrolló alrededor del género fantástico, de la ciencia ficción y del noveno arte, el cómic.

Juan Andrés García Román, Carmen Montes Cano y Diego Moreno Zambrana reflexionan sobre la obra de Tranströmer frente a un nutrido público.

Sin traducción no hay premio Nobel

Bajo este título provocador se presentó el miércoles 25 de abril, en la sala Zaida de la Fundación Caja Rural, una velada poética en dos partes. La primera parte del acto arrancó a las 18:00 h y consistió en una amena mesa redonda en torno al laureado poeta sueco y la traducción de su obra, en la que participaron la traductora Carmen Montes Cano, el poeta y crítico literario Juan Andrés García Román y el editor Diego Moreno Zambrana, de Nórdica Libros.

Trinidad Gan, Iñaki López de Aberasturi y Juan Carlos Friebe (al fondo), con Leif Olsson y Mercedes Ruiz (derecha)

Una hora más tarde, el dramaturgo sueco Leif Olsson, que viajó a Granada expresamente para la ocasión, ofreció una lectura de poemas de Tranströmer en su lengua original, con acompañamiento musical de la violonchelista Mercedes Ruiz.

Por su parte, los poetas granadinos Trinidad Gan, Juan Carlos Friebe e Iñaki López de Aberasturi leyeron las traducciones de los poemas al castellano, a cargo de Roberto Mascaró, Francisco Uriz Echevarría y Carmen Montes Cano, en una inolvidable velada poética y musical que reunió a cerca de 80 personas.

Leif Olsson y Mercedes Ruiz prestan su voz a Tranströmer.

Una cita con el público

Un año más, la Feria acogió a traductores literarios para que firmaran ejemplares de sus obras: las traducciones. Esta iniciativa, que se ha repetido durante tres ediciones de la Feria, ha permitido al público granadino conocer a los traductores de J. K. Rowling, John Boyne, Henning Mankell, Camilla Läkberg, Jo Nesbø, Amin Maalouf, Julien Gracq, Guy de Maupassant, Honoré de Balzac, Molière, Stendhal, etc. Con esta firma de libros lo que se pretende es subrayar la condición que tiene el traductor de autor de sus traducciones, así como reivindicar las traducciones de calidad.

Este año ha sido el turno de las obras de fantasía y ciencia ficción y el cómic. Así pues, el mismo miércoles 25 de abril, a las 21:00 h, en la caseta de firmas de la Feria, se celebró una «fantástica» sesión de firmas de los traductores Pilar Ramírez Tello y Diego de los Santos.

Pilar Ramírez Tello y Diego de los Santos firman ejemplares de sus traducciones.

De los Santos firmó traducciones de autores tan célebres como Neil Gaiman (Sandman), Alan Moore (Star Wars: Devilworlds, The League of Extraordinary Gentlemen: Century 1969), Grant Morrison (Animal Man, Joe el bárbaro) y Maggie Stiefvater (Temblor), así como los episodios más recientes de series como Pequeñeces de Lewis Trondheim y El Escorpión, además de otras obras del cómic tan emblemáticas como La muerte de Superman y Star Wars: Darth Maul.

Por su parte, Ramírez Tello firmó traducciones de autores de fantasía y ciencia ficción tan destacados como la superventas Suzanne Collins (trilogía de Los juegos del hambre), Terry Pratchett (The Wee Free Men: Los pequeños hombres libres), Max Brooks (Guerra Mundial Z), John Connolly (El libro de las cosas perdidas) y Veronica Roth (Divergente).

Detalle de las obras dedicadas por los traductores invitados a la caseta de firmas de la Feria

Estos actos, a los que se han sumado un concurso en Facebook destinado a llamar la atención sobre la figura del traductor en la literatura y una encuesta a pie de calle, cuentan con el patrocinio y la colaboración del Consejo de Cultura Sueco, la Feria del Libro de Granada y el Departamento de Traducción e Interpretación de la UGR.

Tibónidas consolida su andadura en la XXX edición de la Feria del Libro de Granada

Por tercer año consecutivo y junto a ACE Traductores, Tibónidas ha organizado varios actos relacionados con la figura del traductor literario, con el objetivo de acercarla a los lectores. La actualidad de los temas abordados y la participantes de lujo que nos acompañaron se vieron reflejados en la afluencia de público.

Los Tibónidas con Diego Moreno, y Mariano González

Carmen Montes firma una de sus traducciones

En la mesa redonda del sábado 7, que llevaba por título «La literatura nórdica en traducción: la novela histórica, más allá de la novela negra», los traductores Mariano González Campo y Carmen Montes Cano, y el editor de Nórdica LibrosDiego Moreno Zambrana contestando a las preguntas de la traductora y moderadora de la mesa, Virginia Paradés Gurrea, hablaron de la diferencia entre lo nórdico y lo escandinavo, la literatura nórdica que ha llegado a nuestro país (recordando, por ejemplo, que el público en general no siempre asocia nombres tan conocidos como Anders Celsius, Karen Blixen, H. C. Andersen, Søren Kierkegaard, Carl von Linné, Henrik Ibsen, August Strindberg con la cultura nórdica), el fenómeno de la novela negra, la literatura nórdica histórica publicada en España, el papel de las editoriales españolas a la hora de introducir a los autores nórdicos, las grandes lagunas en la historia de la literatura nórdica traducida y los rasgos más destacables de las letras nórdicas. Todo ello aderezado con las dificultades específicas de la traducción de estas lenguas y las experiencias personales en este campo.

Carmen Montes Cano y Mariano González Campo en la caseta de firmas

Seguidamente, en la caseta de información, Mariano González Campo firmó ejemplares de sus traducciones de la Saga de Teodorico de Verona y las Sagas artúricas, y Carmen Montes Cano dedicó a su vez libros de autores como Jan Guillou, Kjell Johansson, Henning Mankell, Camilla Läckberg o Jo Nesbø. Con esta firma de libros se subraya la condición que tiene el traductor de autor de sus traducciones.
El domingo fue el turno de la editora de Rocaeditorial Eva Mariscal, la profesora de la FTI de Granada Silvia Martínez y el poeta Juan Carlos Friebe, que desde sus respectivos puntos de vista hablaron sobre lo que entienden por una traducción de calidad. Arropados por el traductor Arturo Peral, debatieron cuestiones como ¿Qué significa una tra ducción «de calidad»? ¿Prestamos atención a la calidad en el caso de las traducciones? ¿Cómo influye la calidad del texto original en la traducción? ¿Qué ocurre cuando el original es extravagante, no suena bien o no fluye? ¿Puede resolver el autor las dudas del traductor? ¿Se vende más o mejor una traducción de calidad? ¿Quién puede valorar o juzgar la calidad de una traducción?

Los Tibónidas con Juan Carlos Friebe, Arturo Peral, Silvia Martínez y Eva Mariscal

En este contexto, surgieron conceptos como «traducción literal», «traducción fiel», «traducción leal» y «traducción armoniosa». ¿Qué es una «buena traducción»? Una definición que surgió en este encuentro es que una buena traducción mantiene la magia respetando la esencia del autor. Asimismo, se comentó en la mesa que las corrientes en traducción literaria obedecen a modas: en otras épocas las traducciones eran más literales, mientras que ahora se busca más la fidelidad bien entendiday la fluidez, aunque no siempre una traducción literal es mala ni una traducción fluida es buena.

Silvia Martínez, asistida por Juan Carlos Friebe y Arturo Peral, presenta el Premio Francisco Ayala

Desde sus respectivas experiencias, los ponentes dieron ejemplos que demuestran que, en ciertos casos, es posible «traicionar» un término sin traicionar su sentido profundo. En otros, el traductor se plantea si es lícito «ayudar» a un autor que ha cometido un error involuntario.

Clausuró la mesa Silvia Martínez, que presentó la VII edición del Premio Francisco Ayala de Traducción.

Tibónidas repite en la XXIX edición de la Feria del Libro de Granada

¡Quién lo iba a decir! Ningún vate habría podido augurar que la iniciativa pionera del grupo Tibónidas marcaría un antes y un después en la Feria del Libro de Granada. Tras el éxito cosechado en su primera edición, parece que los Tibónidas han venido para quedarse… O al menos, ese es su propósito. Por segundo año consecutivo y junto a ACE Traductores, este grupo de profesionales ofreció al público granadino una nueva serie de actos relacionados con la figura del traductor en el sector editorial. Unos actos cuya actualidad temática no dejó indiferente al público, con unos participantes de lujo por su idoneidad y relevancia en el mundo del libro.

Los Tibónidas junto a los participantes de la mesa

Eva Mariscal, Virginia Parades, María Teresa Gallego Urrutia y Juan González de la Cámara

 

Dentro del libro electrónico también hay un traductor

El 21 de abril, el Museo Casa de los Tiros acogió la celebración de la mesa redonda «El libro electrónico y la traducción». La charla estuvo amenizada por las intervenciones de María Teresa Gallego Urrutia (traductora y presidente de ACE Traductores), Juan González de la Cámara (Director de Grammata, S.L.) y Eva Mariscal (Rocaeditorial).

La mesa tuvo gran acogida por parte del público granadino que abarrotó la sala Cuadra Dorada. Los participantes de la mesa abordaron cuestiones como los pormenores del libro electrónico, su impacto en la sociedad actual y su repercusión en el mundo de la traducción. Además, intentaron establecer las diferencias entre el soporte y sus contenidos, con la cuestión de la autoría del traductor como hilo conductor, y plantearon si el libro electrónico acabará por sustituir al de papel o convivirá con él.

275

La autora firmando ejemplares de sus traducciones

Acto seguido, María Teresa Gallego Urrutia firmó ejemplares de sus traducciones, entre otras: Las benévolas de Jonathan Littell, Narraciones y esbozos, de Stendhal o El desajuste del mundo, de Amin Maalouf, en la Caseta de Firmas de la Feria del Libro. La librería Babel de Granada contribuyó al acto ofreciendo difusión, infraestructura y material.

La autora charla con una estudiante de traducción

La autora charla con una estudiante de traducción


Tibónidas en la XXVIII edición de la Feria del Libro de Granada

La otra profesión más antigua del mundo

Un grupo de traductores de Granada acaba de llevar a cabo una semana de actos para esbozar un retrato paradójico de la figura del traductor: invisible pero imprescindible.

Un capítulo más de la Feria del Libro de Granada acaba de escribirse, marcado por el deleite del público y la satisfacción de los libreros, comerciantes, editores, y autores que acudieron a la cita para celebrar la buena salud de la que goza el sector, a pesar de una situación económica bastante complicada. Y entre todo el bullicio que animó la ciudad a lo largo de la semana desde Puerta Real hasta el Paseo del Salón, un nuevo protagonista se ha dado a conocer este año, y ha hecho que el XXVIII tomo de esta gran fiesta del libro se cierre despacio, sin brusquedad. El motivo: aquí dentro hay un traductor.

Ese es el lema que eligieron un grupo de traductores de libros de Granada y bajo el cual organizaron toda una serie de actos para sacar a la luz una figura sumida en la invisibilidad. Este colectivo, bautizado Tibónidas, y compuesto por Daniel Cortés, Purificación Meseguer, Carmen Montes Cano y Dulcinea Otero-Piñeiro, toma como punto de partida el hecho de que “el traductor ha permanecido siempre en la sombra, relegado a un papel secundario que, en muy contadas ocasiones, le ha permitido asomar la cabeza en el mundo literario. Por lo tanto, lo que se pretende es aportar un pequeño granito de arena y resaltar la importancia de este profesional en la comunicación entre culturas y el enriquecimiento de la nuestra propia”, tal y como se autodefinen estos herederos modernos de Yehuda Ibn Tibón.

El grupo Tibónidas junto a Chris Stewart y Alicia de Benito Harland

El grupo Tibónidas junto a Chris Stewart y Alicia de Benito Harland

Un puente entre culturas

Y es que, en efecto, a la hora de buscar un nombre que los reuniera, decidieron remitirse y rendir homenaje a un importante aunque poco conocido hijo de Granada, Yehuda Ibn Tibón, «patriarca de los traductores, médico, filósofo y poeta», según reza el pedestal de su monumento, que se alza cerca de la plaza Isabel la Católica, en la entrada del barrio del Realejo. Tibón es una destacada figura del judaísmo español nacida en Granada en 1120. Habiendo traducido textos árabes al hebreo, simboliza de alguna manera el encuentro entre la civilización medieval y la cultura árabe, y a través de ésta, la filosofía griega antigua.

Una entre otras manifestaciones de la esencia de Granada como tierra de confluencia entre varios mundos, cruce entre culturas, tierra fértil para el conocimiento de la humanidad, donde llegó a brotar la mejor expresión del mestizaje entre pueblos. En aquellas determinadas épocas de la historia, la figura del traductor ya desempeñaba un papel crucial para la circulación de las ideas y del saber.

En esta línea, tal y como recordó el escritor y traductor Mariano Antolín Rato en una mesa redonda desarrollada en el marco de este ciclo de actos destinados a dar a conocer la labor del traductor, “posiblemente la traducción sea la profesión más antigua del mundo, incluso anterior a la que se dice que es la más vieja”, resaltando de esta manera la necesidad de poder comunicarse para que exista el contacto tanto entre las culturas como entre los mismos cuerpos.

Una semana llena de actividades

Dulcinea Otero-Piñeiro y Chris Stewart

Dulcinea Otero-Piñeiro y Chris Stewart

“Nos embarcamos en una serie de proyectos cuyo objetivo principal es dar a conocer a los lectores la figura del traductor y concienciar al público de su papel como mediador, y nuestro primer paso en el camino ha sido contar con un espacio exclusivamente dedicado al traductor dentro de la Feria del Libro de Granada” explican los Tibónidas.

Lo más destacado en esta serie de actos consistió en, primer lugar, en una charla entre el conocido escritor inglés, autor de Entre Limones, Chris Stewart, afincado desde hace años en las Alpujarras, y Alicia de Benito Harland, su traductora al castellano. Obsequiaron a los oyentes con una ameniza charla centrada en el papel del traductor, un profesional que muy a menudo queda relegado a un segundo plano y cuya intervención es decisiva a la hora de hacer llegar al lector una obra que originalmente no ha sido escrita en el idioma en el que éste lee.

Chris Stewart y Alicia de Benito Harland

Chris Stewart y Alicia de Benito Harland

En este diálogo autor-traductor, también se puso de manifiesto cuáles son las condiciones óptimas para asegurar una buena traducción, fiel y válida desde un punto de vista literario, y que están resumidas en la propia relación que une a ambos. Stewart y De Benito confesaron que se sienten unos privilegiados por su amistad y complicidad, mientras no dejaban de alabar constantemente el trabajo del otro.

La caseta de Firmas de la Feria también acogió a las traductoras Gemma Rovira (Harry Potter, El niño con el pijama de rayas) y Carmen Montes Cano (El chino, La princesa de hielo) que dedicaron ejemplares a un público que no sólo se interesó por la iniciativa, sino que además respondió con entusiasmo a esta cita, al formarse una significativa fila de lectores de todas las edades.

Las traductoras firmando ejemplares

Las traductoras, firmando ejemplares

El traductor imprescindible

La programación diseñada por el grupo de traductores de libros de Granada culminó con la mesa redonda que tuvo lugar en el Palacio Casa de los Tiros. Daniel Cortés, uno de los miembros fundadores del grupo Tibónidas, hizo esta descripción del acto mencionado: “La emblemática Cuadra Dorada se llenó de un público heterogéneo que siguió con interés la mesa redonda titulada ‘El traductor imprescindible’, en la que se expuso el papel crucial de la traducción en la difusión de la cultura y, en concreto, en la producción editorial”. El acto contó con la participación de Adoración Elvira Rodríguez, profesora de la Facultad de Traducción e Interpretación de la UGR y traductora ganadora del premio Stendhal 2008; Antonio García Maldonado, de la andaluza Editorial Alfama; Mariano Antolín Rato, galardonado escritor y traductor; Carmen Montes y Juan Pascual Martínez, traductores.

De izquierda a derecha:Antonio García Maldonado, Adoración Elvira, Juan Pascual, Mariano Antolín Rato y Carmen Montes

De izquierda a derecha:Antonio García Maldonado, Adoración Elvira, Juan Pascual, Mariano Antolín Rato y Carmen Montes

Adoración Elvira Rodríguez centró su intervención en los aspectos formativos en la traducción literaria: “El traductor literario debe, como cualquier traductor, manejar perfectamente sus lenguas de trabajo, pero además, precisa del conocimiento de todos los niveles de lengua de éstas”. También destacó la complejidad de convertirse en un buen profesional, ya que la traducción literaria no forma parte del plan de estudios, más bien orientado a la traducción técnica, comercial y jurídica. “Cualquier obra original está repleta de referencias más o menos explícitas relacionadas con toda una serie de cuestiones culturales. Por lo tanto, es preciso entender la obra literaria en todos sus entresijos para conseguir recrearla en otro idioma, y que sea literariamente válida. Ser fiel a una obra extranjera, y aspirar a transferirla de manera artística, de eso se trata”, recalcó Rodríguez.

Por su parte, el editor Antonio García Maldonado puso énfasis en el hecho de que más del 40% de las obras publicadas en España son obras traducidas y esbozó un retrato del traductor literario como “una persona con afán creativo, afán informativo, afán curioso, que está en permanente contacto con la realidad, que ha de ser un gran humanista y llevar una importante carga artística”. Insistió en que el mundo editorial en su conjunto gira alrededor del lector y, asimismo, destacó la necesidad de multiplicar los esfuerzos para que la literatura sea cada vez más cercana y asequible. “Es preciso acercar la literatura a la gente sin  rebajar la calidad al nivel del best-selller mas rancio, ni tampoco encerrarse en una torre de marfil”.

Este acto fue también una oportunidad para dar a conocer al público las condiciones laborales a las que, a menudo, se tiene que enfrentar el traductor literario. Plazos apretados, intentos de ciertas editoriales de recortar gastos, cierta precariedad, e incluso ver cómo se vulnera en ocasiones la Ley de Propiedad Intelectual que les protege, son el pan de cada día para muchos profesionales.

photo2

Como conclusión a esta charla, puede decirse que tanto los ponentes como el público hicieron suya la cita de José Saramago: “Si los autores son los creadores de la literatura nacional, los traductores lo son de la universal”.

A continuación se presentó la V edición del Premio Francisco Ayala de Traducción, organizado conjuntamente por la Universidad de Granada, la Fundación Francisco Ayala y el Servicio de Traducción Universitario, cuyos representantes expresaron su satisfacción de ver cómo año tras año, la participación sigue en alza. También se resaltó la faceta de traductor desconocida del gran autor granadino que da su nombre a este certamen y que, en el exilio, empezó a traducir obras cuyas versiones todavía están vigentes: Traducía tanto textos alemanes, franceses, italianos y portugueses, y concebía el hecho de traducir como “operar una transformación entre dos mundos”.

Carmen Montes y Gemma Rovira

Carmen Montes y Gemma Rovira

A la hora de hacer un balance de esta semana de actividades, que han contado con la colaboración de las asociaciones de traductores ACE Traductores, ASETRAD y APTIC, los miembros de Tibónidas han destacado “las facilidades y el apoyo que el grupo ha recibido de parte de la organización de la Feria del Libro, por los que estamos muy agradecidos”. Pero sobre todo, resaltaron la buena acogida del público granadino que ha respondido muy bien a los actos convocados. “Nos gustaría que este ciclo de actividades haya servido para dar a conocer mejor la figura del traductor y para que el lector, cuando abre un libro, tenga una mayor conciencia del trabajo realizado por el profesional que está ‘aquí dentro’”.

Artículo de Philippe July. Fotos: Edouard Vallée

Aquí dentro hay un traductor… especializado

Dulcinea Otero-Piñeiro y David Galadí Enríquez

Al día siguiente y en el mismo escenario del Museo Casa de los Tiros se celebró el acto «Traducción de obras de divulgación científica». Una charla amena y reveladora orquestada por David Galadí Enríquez (doctor en Astrofísica) y Dulcinea Otero-Piñeiro (traductora y miembro del Grupo Tibónidas).

El 80% de las obras de divulgación científica que se publican hoy día son traducciones, dato que pone de manifiesto la importancia y responsabilidad de los traductores en la transmisión de conocimientos. Los participantes discutieron acerca de las peculiaridades y problemática del lenguaje científico y de los retos a los que ha de enfrentarse el traductor al lidiar con textos de esta naturaleza.

Los Tibónidas junto a los participantes de la charla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: