Tibónidas en la Facultad de Traducción e Interpretación de Granada

Tan sólo dos años… y parece que hiciera un siglo.

Tras el éxito cosechado por segundo año consecutivo en la Feria del Libro de Granada 2010 y la excelente acogida y la repercusión que tuvo la lectura multilingüe del Día Internacional del Traductor, celebrado en el Hotel Hospes Palacio de los Patos, los esfuerzos de Tibónidas se han visto recompensados en más de un sentido. El primordial para nosotros, hacer que lectores, libreros, editores, estudiantes, profesores… vayan tomando conciencia de la trascendencia de la figura del traductor, sin cuyo concurso no serían posibles ni la civilización en todas sus manifestaciones, ni la creación de sociedades críticas ni el entendimiento entre culturas: un mensaje que, sin prisa pero sin pausa, va calando en la sociedad granadina.

Existe un abismo entre la formación académica de los traductores y su incorporación a la vida profesional, una tierra de nadie que genera desánimo y desconcierto entre los jóvenes que quieren convertirse en profesionales de la traducción, un agujero negro cuyo poder absorbente tratan de paliar las asociaciones profesionales. Demasiado a menudo, y en perjuicio de todos, sucede que la profesión, lo que llamamos la «traducción viva», queda desligada del ámbito académico. Acabar con esa falta de comunicación es uno de los retos de Tibónidas.

Y uno de los frutos más reseñables de nuestros desvelos, cosechado al final del pasado año, fue precisamente el inicio de la relación con la Facultad de Traducción e Interpretación de Granada, que ya considera al grupo como un colaborador valioso.

¿Quién no recuerda sus inicios? ¿Cuántos sabíamos, al comenzar los estudios, qué era, cómo sería, exactamente, la vida del traductor en ejercicio? ¿Sólo la traducción técnica recurre a los lenguajes especializados? ¿Cómo se documenta el profesional de traducción literaria cuando se encuentra en la novela con la construcción de un submarino nuclear? ¿Dónde están los glosarios y los diccionarios cuando traducimos de lenguas minoritarias? ¿Cómo se reflejan los problemas de un niño disléxico o unos referentes culturales insólitos en una obra de literatura juvenil? ¿Cómo se transmiten el dolor y sufrimiento del pueblo palestino en una narración ficticia sobre el drama de Oriente Medio? ¿Cómo se aborda la interpretación de una entrevista entre un hombre con cáncer y su médico? ¿Qué dificultades insospechadas entraña la traducción de videojuegos? ¿Cuál es la primera fuente de documentación de un profesional de la traducción, la más importante, tan inmediata que a veces le pasa inadvertida? ¿A qué negociaciones, a qué elecciones arriesgadas se ve forzado el traductor? ¿Qué es la lengua para nosotros? ¿Cuál es el papel de las asociaciones profesionales? ¿Qué es traducir… en la práctica?

Esas y otras cuestiones constituyeron el hilo conductor de la charla que Purificación Meseguer, Virginia Paradés, Daniel Cortés y Carmen Montes, los integrantes del grupo Tibónidas, ofrecieron el día 1 de diciembre de 2010 a los alumnos de primero, en el aula 4 de la Facultad de Traducción e Interpretación.

Una treintena de alumnos que atendieron interesados y divertidos, preguntaron ávidos de más información sobre la traducción en «la vida real» y salieron de allí amando in spe una profesión que quizá un día sea la suya.

La charla, que constituyó también la presentación oficial del grupo Tibónidas en el ámbito académico, fue un éxito a decir de los profesores que asistieron.

Y con un grupo de alumnos hemos vuelto a tener contacto después: un reconocimiento que no tiene precio.

Carmen Montes Cano

Palacio de las Columnas, sede de la FTI de Granada

2 respuestas a Tibónidas en la Facultad de Traducción e Interpretación de Granada

  1. Carme Camps dice:

    Os felicito por la iniciativa. Conviene que los alumnos salgan con conocimientos no sólo académicos sino también prácticos.
    Pero… ¿les explicasteis lo dura que es la realidad… y siguieron con ganas de ser traductores?, jeje. Literarios, quiero decir.
    Bromas aparte, enhorabuena.
    Un abrazo, Tibónidas queridos.

    • Daniel dice:

      ¡Hola, Carme!
      Qué le vamos a hacer, el entusiasmo es algo que se contagia. Por otro lado, la charla no solo se concentró en la traducción literaria. Fue un repaso general por todo.
      ¡Un abrazo muy grande!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: